La migración, esperanza de un mejor futuro, aunque se arriesgue la vida

¿A quién no se la ha pasado por la cabeza los deseos de migrar, llevados por la necesidad, por la falta de trabajo, para brindar un mejor futuro para sus hijos y muchas razones más?
En el último año, tras la crisis económica agravada por la pandemia del coronavirus, los índices de migración incrementaron. De acuerdo al informe del Ministerio de Gobierno, que abarca el movimiento migratorio entre enero y agosto de este año, se evidencia que de los 111.674 ecuatorianos que viajaron a México, 69.083 no regresaron al país.
Ingrid Ordóñez, directora zonal 6 del Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, comenta que las provincias de Azuay y Cañar históricamente registran altos índices de migración.
“En esta ocasión el panorama es diferente, ahora observamos a familias enteras que deciden migrar irregularmente, convencidas por los coyotes de que, al llegar a la frontera se entregan y reciben ayuda por parte del gobierno de Estados Unidos. Nada más falso, es un engaño que genera problemas sociales”, agregó Morales.
De acuerdo con la funcionaria, esta situación provoca otro inconveniente. Niños se arriesgan en una travesía peligrosa y sus padres, por ayudarlos a llegar a la frontera muchas veces los abandonan.

“La cifra de personas deportadas es muy alta, de ellas el 70% corresponde a gente de Azuay y Cañar. A más de ello, en lo que va del año, 17 compatriotas han fallecido en la frontera y al momento se ha repatriado seis cadáveres, cuatro de Azuay, uno de Cañar y otro de Zamora”, comentó Morales.
Por su parte la organización 1800 Migrante liderada por William Murillo, en los últimos 10 meses se han reportado públicamente 23 casos de ecuatorianos desaparecidos en la frontera entre México y Estados Unidos, de estos; ubicaron a dos ciudadanos, dos fueron encontrados muertos, quedan 19 casos pendientes de búsqueda.
Según esta organización el éxodo de los migrantes alcanzó su pico más alto en agosto del presente año, con 17.682 migrantes que fueron detenidos y deportados solo en ese mes, sin contar con aquellos que lograron cruzar la frontera y que no existen registros de aquello.
Durante el último año serían entonces 97.074 ecuatorianos detenidos y expulsados, durante este mismo periodo en el 2020 fueron 12.892 los detenidos y deportados, es decir Ecuador alcanzó el índice más alto en migración durante el último año, señala William Murillo, en el portal de la organización www.1800migrante.com.
Las historias de migrantes son muchas… llenas de dolor y sacrificio. Dos compatriotas que afrontaron esta travesía nos comentan todo lo que vivieron. Ellos alcanzaron su objetivo, pero son conscientes que lo más fuerte aún continúa, ahora en una tierra extraña…

Scroll Up